Blefaritis ( caspa en las pestañas)

Lectura recomendada por: Dra. Veronica Brussolo

Blefaritis ( caspa en las pestañas)

Se denomina así a la inflamación del borde palpebral, en donde se ven afectados los folículos de las pestañas y sus glándulas (productoras de importantes componentes de nuestras lágrimas). Esta inflamación, afecta la producción de lágrimas y puede también generar sobre-infección de bacterias y o parásitos.
Si bien es una patología de características benignas, suele ser muy variable su intensidad entre distintos pacientes. Suele ser crónica y en ocasiones rebelde al tratamiento.
Los síntomas son muy variados. Lo más característico es la picazón del borde palpebral, pero también se presenta con irritación ocular, sensación de arenilla, lagrimeo, puntadas y sensibilidad a la luz. Muchas veces puede apreciarse engrosamiento del borde palpebral, enrojecimiento del mismo y escamas o costras entre las pestañas. En los casos en los que no se realiza tratamiento, esta afección puede estimular la formación de orzuelos y chalazion. Se conoce que la blefaritis se asocia también a enfermedades dermatológicas como la rosácea, seborrea, psoriasis y dermatitis atopica entre otras. Sin embargo, puede presentarse también en pacientes sanos sin otros antecedentes. En los niños si no se trata puede provocar daños irreversibles en la córnea.

El tratamiento consiste en limpiar y desinflamar las glándulas y folículos del margen palpebral.
Esto puede realizarse de manera local, en las formas más leves, con lavados con shampoo neutro y productos específicos en forma diaria. Puede ser necesario además, aplicar pomadas de antibióticos y corticoides en la zona. En los casos más severos y resistentes al tratamiento se requieren antibióticos por vía oral. Ante la presencia de enfermedades dermatológicas asociadas, éstas deben ser controladas y tratadas en conjunto con un dermatólogo. Es importante consultar con un oftalmólogo especialista en los casos de blefaritis que no responden al tratamiento habitual para descartar otras patologías más serias que pueden confundirse con blefaritis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *